MIGUEL A. GÓMEZ-MARTÍNEZ

Prensa

Prensa

Gómez-Martínez: “Dirigir es muy fácil, lo que es complicado es dirigir bien”


Gómez-Martínez: “Dirigir es muy fácil, lo que es complicado es dirigir bien”

2017-03-25

El Director de Orquesta Miguel Ángel Gómez Martínez visita Clásica Café para hablar de diversos temas de la actualidad.

Cofiesa ser “director de orquesta en primer lugar”, aunque no niega su dedicación a la composición.

Actualmente dirige la Orquesta de Radio Televisión Española, dónde mantiene su titularidad con “una ilusión grande”, según sus palabras.

Asegura, sin dar nombres, que “hay directores muy famosos que no saben dirigir orquestas”.

Por Mario Mora, Clásica FM Radio.

Miguel Ángel Gómez-Martínez es un reconocido director de orquesta Granadino que actualmente dirige la Orquesta de Radio Televisión Española, dónde mantiene su titularidad con “una ilusión grande”, según sus palabras, volver con una orquesta de la que ya fue titular hace 30 años, y con la que mantiene “una relación especial, porque nos llevamos muy bien y seguro que puede ser muy productivo”. Su larga carrera le ha llevado a ser titular de numerosas orquestas en Europa, Asia y América, y aunque no se ha ido nunca de España, volver “es siempre muy satisfactorio”.

Sobre la preparación de los jóvenes de hoy en día, explica que la formación es muy diversa y que no todos están bien preparados: “Conozco a ciertos directores jóvenes que pueden funcionar, otro que están funcionando pero no funcionan bien… es decir, hay una gran variedad con respecto a ello”. Lo que sí tiene claro Gómez-Martínez es que deben estar muy preparados, y que “no solo cada vez hay menos espacio, si no también más músicos, y es muy complicado para los directores de orquesta, porque además no puede demostrar su calidad mientras no tenga una orquesta, y la orquesta no se la van a dar si no se tiene la garantía de que tenga la calidad suficiente”. También puede pasar lo contrario, pues asegura, sin dar nombres, que “hay directores muy famosos que no saben dirigir orquestas”.

“Dirigir es muy fácil, lo que es complicado es dirigir bien”, reflexiona. “Para dirigir orquestas” – continúa, “hay que tener unas capacidades musicales, no solo técnicas, que son muy importante; y además hay que tener la humildad de saber que sin los músicos de una orquesta, el director no es nadie. El conocimiento de la partitura, de la historia de la música, de la música en general, de la cultura, del conocimiento de idiomas… es una cantidad de sabiduría la que debe tener un director de orquesta; hay que formarse muy bien en otros campos de la vida”.

Gómez Martínez reflexiona sobre sus primeros pasos como director, sobre la importancia de Alemania para su carrera y sobre su huella en algunas orquestas germanas, pues “incluso la Orquesta de Hamburgo ha sido denominada como la orquesta alemana más española“, comenta orgulloso de haber llevado la música española a muchas de las orquestas extranjeras que ha dirigido.

Se considera un máximo respetuoso con la filosofía del compositor. “Lo primero que hay que tener es conocimiento de los estilos y sus prácticas. Hasta que aparece la figura de Beethoven, no existe la figura de director en los conciertos, pues las obras ya se habían preparado, y como no había cambios de tempo irregulares, no hacía falta que nadie marcase el compás. También hay que saber que hasta Mozart había un gran espacio para la improvisación, con unas reglas que se debían conocer y que hoy en día casi nadie sabe utilizar. Si ello no se conoce, se puede pensar que se es fiel al compositor, pero realmente no se es. Pero desde Beethoven, todos los compositores escriben lo que quieren oír, y lo escriben con una claridad extraordinaria. Si en una obra musical a partir de Beethoven se realiza un ritardando donde no esta escrito, o realizar alguna interpretación extraordinaria, son incorrectas, para mí están prohibidas“.

Gómez Martínez también destaca como compositor, pero confiesa ser “director de orquesta en primer lugar”, aunque no niega su dedicación a la composición: “he hecho composiciones cuando me han hecho algún encargo, y desde que me he casado es cuando más he compuesto, pues mi esposa se ha interesado por esa faceta y me ha incitado a hacerlo más”. Tiene obras sin estrenar, pero no quiere ser él que lo haga, pues explica: “he estrenado las obras que me han pedido, pero lo que no voy a decir yo es que vamos a estrenar mis obras”.

En un futuro, le gustará seguir con la dirección, aunque seguramente por libre. Confiesa que ya no quería tomar una titularidad, pero aceptó la de la ORTVE por “tener una relación muy especial con esta orquesta”. Además, no duda en pedir un deseo para la música: “que los políticos no nos recorten”.


Volver